¡La poli te pisa los talones!

Need for Speed Payback

La policía y Need for Speed son como uña y carne y, si de algo hemos oído hablar durante el desarrollo de Need for Speed Payback, es que quieres policías. ¿Quieres ver las típicas persecuciones a velocidades de infarto y cargadas de adrenalina de Need for Speed? Pues hoy es tu día de suerte.

No estamos hablando de polis normales que van de tranquis y circulan a 50 km/h sin importarles nada lo más mínimo. Estamos hablando de polis que solo piensan en una cosa: acabar contigo.

En Need for Speed Payback, el Departamento de Policía local no se anda con tonterías, así que si acabas metido en una persecución, tendrás que estar muy atento para ver quién te pisa los talones. La poli irá tan rápido como tú, se pegará a ti todo lo que pueda y será una amenaza constante en todo momento.

Trabajan todos a una, operan en equipo y adaptan su comportamiento en función de tu velocidad. Actúan unidos y harán todo lo que esté en sus manos por rodearte, acorralarte y arrestarte. ¿Crees que tienes controlado al policía que te sigue? Pues a lo mejor deberías estar preocupándote por el que tienes a tu izquierda.

En Need for Speed Payback te encontrarás con distintos tipos de policías:

  • Crown Victoria: el coche de policía estándar y que más circula por el valle Fortune. Es capaz de ejecutar una gran variedad de maniobras y probablemente sea el primero en llegar a cualquier persecución.
  • Dodge Charger SRT8: parecido al Crown Victoria pero con una velocidad máxima superior y una carrocería más potente, lo que lo convierte en un gran adversario.
  • Corvette GS: el coche de policía más rápido de todo el valle Fortune a día de hoy y que proporciona al departamento lo que necesita para enfrentarse a los supercoches más potentes.
  • Blindado: lo que le falta en velocidad, lo compensa con su fuerza bruta, y es que no hay nada que dé más miedo que ver a un vehículo blindado acercándose y listo para ir a por ti. Por su peso, es mucho más difícil sacárselo de encima cuando te enfrentas a él cuerpo a cuerpo, y esto lo convierte en una amenaza tremenda.
  • Helicóptero: nos vigila desde el cielo y aumenta el dramatismo en las persecuciones policiales de mayor intensidad.

La policía no solo confía en colocarse bien y en la fuerza de sus embestidas para atraparte, sino que también esconden unos ases en la manga.

Los controles pueden parecer una tontería, pero para ellos son una manera muy eficaz de mandarte por donde quieren y ralentizarte. No hay nada peor que tener que ir por un sitio concreto cuando esa no era tu intención.

Además de los controles, la policía también domina la estrategia a la hora de colocar las bandas de clavos. Evítalas cueste lo que cuesta porque podrán inmovilizar tu coche y poner el fin a la persecución. Si pasas sobre una banda de clavos, verás como la poli se va acercando para rodearte y convertirte en un blanco fácil.

Más te vale no acabar siendo la diana de un inhibidor. Porque si lo eres, tendrás que buscarte la vida para deshacerte de él. Y además, tendrás que darte tortazos con la poli para poder escapar.

Si te da un inhibidor, tu coche se apagará temporalmente. ¡Y eso no mola!

Aunque la poli intentará hacer todo lo que esté en sus manos por acercarse a ti, tú puedes juguetear un poco con ellos. Destrózalos para sacarles ventaja y darte un respiro... Que seguro que te va a hacer falta.

Si en algún momento quieres un poco más de acción policial, localiza un contenedor cebo y listo. Los contenedores cebo estarán desperdigados por el mundo abierto y en cuanto des con uno, se iniciará una persecución policial. ¿Huyes de la persecución y te llevas el gran premio, te arrestan o te quedas sin tiempo? Pues te vas a ir con las manos vacías.

Siempre hay grandes apuestas.